Estrategia territorial: nueva mirada europea

???????????????????????????????

Terreno Conocido ha tenido un papel destacado en documentos territoriales. La escala de intervención, cuestión básica, es primordial cuando se habla de territorio, y así ha sido en los diversos documentos estratégicos en los que hemos intervenido: hayan sido municipales, comarcales, subregionales o regionales. La experiencia en diversas partes del país nos ha ayudado a generar una gama amplia de metodologías según la escala del territorio al que nos asomáramos. La Comisión Europea pretende en este nuevo período 2014-2020 consolidar el desarrollo urbano sostenible e integrado mediante la financiación de estrategias y no de proyectos, en la búsqueda de la sinergia que asegure la consecución de los objetivos de la Agenda Urbana Europea, que aún se encuentra en fase de redacción definitiva.

Territorialmente las políticas más relevantes que han sido utilizadas en los documentos de desarrollo han tenido que ver con la distribución geográfica de, en primer lugar, de las actividades sociales y económicas, de, en segundo lugar, de las infraestructuras y servicios públicos y, finalmente, de la gestión de los recursos, tanto los naturales como los culturales.

No obstante, en la mayor parte de los casos nos encontramos, por un lado, con políticas sectoriales que condicionan notablemente el devenir de los documentos territoriales integrados y, por otro, con encorsetamientos derivados del ajuste del texto a la legislación de planificación urbanística. Esta sinergia que pretende la Comisión Europea trate de aminorar al máximo estas cortapisas, siempre que no puedan ser erradicadas, potenciando la capacidad de relevancia sinérgica de las estrategias derivadas de los documentos estratégicos territoriales.

El diagnóstico integrado territorial es básico. Este proceso de recogida, procesamiento e interpretación de la información debe evaluar y promover la capacidad de desarrollo del territorio analizado. Además de analizar los problemas del territorio (siempre para solucionarlos o mejorarlos), debe identificar sus potencialidades intrínsecas y características, aquellas que han promovido o pueden promover su desarrollo.

Este es, pues, un proceso abierto, continuo, que puede servir para detectar estrategias que no estén funcionando o que se deseen mejorar, así como para elaborar y poner en marcha otras nuevas. Sin embargo, no debe ser confundido con la situación de partida o  modelo territorial existente: el diagnóstico es un proceso continuo mientras que el escenario base ha de tenerse en cuenta para medir y evaluar, en el período determinado, el impacto de las estrategias, acciones o actividades que se lleguen a proponer y poner en funcionamiento.

La participación pública y la asunción colectiva del escenario objetivo son la gran asignatura que nos queda como sociedad. En este punto, denominado Gobernanza Local por la Comisión Europea en su versión española, es uno de los más relevantes del Programa FEDER en este período. La participación pública continuada y la búsqueda del consenso político en objetivos, criterios y recomendaciones en estrategia territorial son fundamentales. Para ello en cuanto consultores, desde Terreno Conocido planteamos la necesidad de establecer una visión integral del desarrollo urbano, ya que de manera general la visión actual predominante está notablemente fragmentada y separada en políticas sectoriales, lo cual es carente de lógica cuando se busca el desarrollo urbano sostenible. Se deben juntar, pues, procesos y resultados, promoviendo la participación ciudadana y el aprovechamiento efectivo de la experiencia acumulada.

La formulación de estrategias e indicadores de seguimiento debe ser la última etapa de la metodología de planificación estratégica territorial. Con la formulación de indicadores de seguimiento para los objetivos, estrategias y actividades (sean de cualquier tipo: políticas, programas, acciones o proyectos) podremos cerrar el plan estratégico y establecer unas metas cuantificables a lograr, específicas.

Su elaboración conlleva varias características, de gran importancia para el proceso de planificación: todas ellas suponen que podrá ser medido el grado de cumplimiento de los objetivos, estrategias y actividades, ya que nos permitirán mostrar los cambios acontecidos en función de la variable temporal, desde la definida línea de base o situación inicial, hasta unos determinados puntos de seguimiento intermedios y la meta temporal final. Los indicadores, pues, permiten cuantificar los cambios que se produzcan en el territorio así como verificar su grado de avance. Sirven, además, de apoyo a la planificación de los programas, a su gestión y a la elaboración de resultados, ayudan en la toma de decisiones y a la evaluación por parte de los agentes y, finalmente, permiten registrar los cambios en el tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s