¿Ciudades inteligentes, ciudadanos tontos? Interrogantes (I)

 

???????????????????????????????

En Terreno Conocido observamos detenidamente el nuevo “boom” español de Ciudades Inteligentes. En España actualmente hay 60 de ellas, agrupadas en la Red Española de Ciudades Inteligentes (RECI), comenzada en el año 2011 con el compromiso de “crear una red abierta para propiciar el progreso económico, social y empresarial de las ciudades a través de la innovación y el conocimiento, apoyándose en las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC)”.

En febrero de 2015 la RECI está constituida por: A Coruña, Albacete, Alcalá de Henares, Alcobendas, Alcorcón, Alicante, Almería, Alzira, Aranjuez, Arganda del Rey, Ávila, Badajoz, Barcelona, Burgos, Cáceres, Castellón, Ciudad Real, Córdoba, Guadalajara, Elche, Fuengirola, Getafe, Gijón, L’Hospitalet de Llobregat, Huelva, Las Palmas de Gran Canaria, Logroño, Lugo, Huesca, Madrid, Majadahonda, Málaga, Marbella, Mérida, Molina de Segura, Móstoles, Motril, Murcia, Oviedo, Palencia, Palma de Mallorca, Pamplona, Paterna, Ponferrada, Pozuelo de Alarcón, Rivas-Vaciamadrid, Sabadell, Salamanca, Sant Cugat, Santander, Santiago de Compostela, Segovia, Sevilla, Tarragona, Torrejón de Ardoz, Torrent, Valencia, Valladolid, Vitoria-Gasteiz y Zaragoza.

Los próximos días 24 y 25 de marzo de 2015 tendrá lugar en el Salón de Actos del Centro Cultural Conde Duque de Madrid el Primer Congreso Ciudades Inteligentes, agrupado en siete Áreas Temáticas ([1] Innovación Social, [2] Movilidad urbana, [3] Eficiencia energética, Gestión medioambiental, Habitabilidad y Recursos urbanos, [4] Gestión inteligente, Infraestructuras y Servicios públicos, [5] Gobierno, Economía y Ciudadanía, [6] Seguridad y Salud y [7] Educación, capital humano y cultura).

Pero, ¿es la ciudad inteligente algo además de un concepto de mercadotecnia? A veces, como en wikipedia, se señala que es equiparada a veces con la “ciudad eficiente” (o “ciudad súper-eficiente”), cuando el desarrollo urbano sostenible es capaz de responder a las necesidades básicas de los propios habitantes, de las instituciones y de las empresas, tanto en el plano económico como en los aspectos operativos, sociales y ambientales.

Las ciudades modernas, al basarse en la eficiencia y durabilidad de sus infraestructuras deben orientarse a mejorar el confort de los ciudadanos, brindando nuevos servicios de calidad gracias a una gobernanza participativa, una gestión prudente y reflexiva de los recursos naturales, y un buen aprovechamiento del tiempo de los ciudadanos.

La UE ha consignado su propia definición de Ciudades Inteligentes en el documento “Strategic Implementation Plan – European Innovation Partnership on Smart Cities and Communities”(14/10/2013) que las considera sistemas interactuantes con y usuarias de flujos de energía, servicios y financiación, y que catalizan el desarrollo económico sostenible, la resiliencia y una alta calidad de vida; esos flujos e interacciones devienen en inteligentes cuando son empleados en el uso estratégico de la información y de la infraestructuras de comunicación y servicios en un proceso transparente de planificación urbana y gestión, que responde a las necesidades sociales y económicas de la sociedad.

En el año 2020 se debe haber producido en la UE una drástica reducción de las emisiones de carbono, según los objetivos de energía y clima, lo que conlleva la total modificación de las pautas de transporte, infraestructuras, energía y TIC. Llegar a estos objetivos es básico, según la UE, para que los países y compañías de la Unión estén a la vanguardia tecnológica mundial, hoy encabezada por los EE.UU. y Extremo Oriente. Para ello ha destinado una partida económica propia para que, gracias al programa SmartCities, esto pueda ser cumplido, y que llega a los 365M€, cantidad a sumar a los 80.000M€ de los fondos FEDER e I+D+i.

Pero como sociedad, hemos de conseguir que no solo las ciudades sean inteligentes, sino que, además, puedan serlo todos sus ciudadanos. Por ello salen documentos que ayudan a reajustar este concepto de Ciudad Inteligente, Eficiente, Creativa, como puede ser esta pequeña serie de notas. ¿Lograremos una ciudad con calidad de vida, invirtiendo, asimismo, en los habitantes? Por ahora las tecnologías están integradas en la vida ciudadana: aspectos sociales, sanitarios o de transportes, con muchos avances: el típico es conocer cuánto va a tardar el autobús, tren o metro que estamos esperando, o también el poder avisar a los servicios de emergencia a través de un botón; ambos son ejemplos derivados de algo tan simple pero básico como fue en su momento la regulación semafórica de las intersecciones.

Pero tenemos un hecho: los datos. Su uso es la cuestión.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s