Pesimismo climático

En el pasado Congreso Nacional de Medio Ambiente (CONAMA), y como no podía ser de otra forma, el cambio climático y las políticas de mitigación y adaptación fueron, sin duda, las cuestiones que más atención suscitaron. Y digo atención, que no debate, porque pese a lo que los negacionistas proclaman, ya no hay apenas debate científico sobre esta cuestión. La discusión está ahora en la velocidad del cambio y la gravedad de las consecuencias. Y en realidad es a las ciencias sociales a las que les compete en gran medida la nueva reflexión, porque se trata de construir legislación, articular políticas sociales de calado internacional, modificar comportamientos y, sobre todo, diseñar un sistema económico mundial que realmente pueda llevar el adjetivo “sostenible”.

cop22Y si los negacionistas han tenido atención ha sido, sin duda, porque uno de ellos se ha convertido en la persona más poderosa del planeta. Qué duda cabe que, así como se convirtió en el gran protagonista en la sombra de la COP de Marrakech, también lo ha sido en el CONAMA, y lo cierto es que los nombramientos que viene realizando contribuyen a alimentar el pesimismo reinante. Es un serio revés a la implantación de políticas de mitigación, dado que los EEUU son el principal emisor per cápita del mundo, pero sigue siendo muy importante trabajar en generar una economía baja en carbono en todo el mundo. Todos los esfuerzos cuentan, y la conciencia de la ciudadanía norteamericana en ese tema ha ido progresando con bastante autonomía del poder federal. De hecho, algunos estados (California es un ejemplo clásico) tienen políticas al respecto desde hace tiempo. En todo caso, más allá de los postulados ideológicos, habrá que ver que ajuste hace el nuevo equipo a la realidad, y como encajan el muchas veces contradictorio mensaje de Trump con la situación real del país.

A otra escala de preocupación, por lo próximo, esta nuestro gobierno, que tras una primera legislatura calmitosa en materia ambiental y territorial está obligado a desarrollar una estrategia a largo plazo, y en concreto se comprometió a aprobar una ley de cambio climático. La primera consecuencia del anuncio, curiosamente, no ha sido precisamente positiva. En el parlamento regional de Madrid se empezaba a debatir un texto para una ley regional sobre cambio climático, y con la excusa de que habría una estatal el gobierno regional ha detenido su tramitación.

Es una muy mala noticia, porque la cumbre de París ya estableció la necesidad de una acción multinivel en los Estados firmantes, o dicho de otra forma, todas las Administraciones (nacionales, regionales y locales) han de ser corresponsables y crear sus instrumentos de política climática. Plantear políticas regionales y locales en esta materia es una necesidad. En TERRENO CONOCIDO te proveemos de los análisis y las herramientas de planificación y gestión que puedas necesitar para organizar una iniciativa climática, ya desde la iniciativa pública, ya desde la privada, y promoviendo mecanismos de cooperación. Es el momento de tomar medidas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s