Normativas sobre el clima

Una de las cuestiones sobre las que se centra el actual debate en torno a las políticas sobre cambio climático es la necesidad y contenidos de una legislación al respecto, algo que en el pasado Congreso Nacional de Medio Ambiente (CONAMA) se abordó, como no podía ser de otra forma.

img_20161128_180041La ministra del ramo ha prometido sacar adelante una nacional, Andalucía y Cataluña están avanzando en sus respectivas legislaciones regionales sin ese marco, en Madrid se h a dado un paso atrás al detenerse la tramitación de una propuesta de ley, el País Vasco tuvo un intento que no fructificó… y entretanto, muchos ayuntamientos y otras administraciones locales elaboran planes y estrategias que incorporan la reflexión climática en sus propuestas. Este panorama, así como las consecuencias del Tratado de París de 2015, nos conducen a hacernos varias preguntas: ¿es necesaria la legislación en materia climática? Si lo es ¿a qué niveles? Y además  ¿a qué ámbitos debe afectar y cómo debe enfocarse?

Si damos un vistazo a lo que pasa en el mundo tendremos una respuesta bastante elocuente: 95 países tienen alguna clase de norma nacional sobre materia climática, y 58 de ellos tienen normativa marco estable. Además de ellos, hay 41 países con planes generales que definen objetivos concretos, especialmente en materia energética, que es sin duda el tema estrella en las normativas. Los especialistas aun están definiendo qué es el Derecho sobre Cambio Climático (o el Derecho Climático), pero lo cierto es que gobiernos de todas las ideologías ya están avanzando en este terreno. Por otra parte, países con altos niveles de descentralización tienen normas regionales, hasta el punto de que tampoco es novedosa la situación de legislaciones regionales sin un marco nacional de referencia. Obviamente, podemos seguir planteándonos las primeras dos preguntas, pero ahora mismo sólo tienen interés académico.

La que sí mantiene su pertinencia es la tercera. Lo que hemos aprendido de los modelos más destacados en Europa, básicamente Francia y Gran Bretaña, es la necesidad de marcar objetivos de medio y largo plazo ambiciosos, de aclarar el marco competencial y sentar las bases de la cooperación interadministrativa (que es fundamental), de establecer una institución científica independiente que informe a la Administración y al público y sentar unas bases financieras que incluyan aspectos fiscales. Y todo esto basado, dirigido e inspirado por la necesidad de dirigirse a y fomentar la participación pública. En TERRENO CONOCIDO te proveemos de los análisis y las herramientas de planificación y gestión que puedas necesitar para organizar una iniciativa climática, ya desde la iniciativa pública, ya desde la privada, y promoviendo mecanismos de cooperación. Es el momento de tomar medidas, incluso legales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s