ciudadanos

El día del desbordamiento

El “Earth Overshoot Day” es el día del año en el que la demanda anual de la humanidad sobre la naturaleza excede lo que la nuestro planeta puede regenerar durante ese año. El 8 de agosto de 2016 hemos alcanzado esa fecha; hemos emitido más CO2 a la atmósfera de lo que nuestros océanos y bosques pueden absorber, hemos agotado pesquerías y talado bosques más rápidamente de lo que pueden reproducirse y volver a crecer, consumimos más agua limpia de la que los ecosistemas pueden depurar,…

original_emisiones_co2La fecha fue establecida por la Global Footprint Network (Red Global de la Huella Ecológica), un centro de investigación en torno a la gestión de los recursos naturales y el cambio climático con sede en Oakland, California, EEUU, y pretende expresar de una forma bastante intuitiva lo que realmente estamos haciendo con nuestro planeta: vivir a crédito. En términos financieros, cuando llegamos al “Earth Overshoot Day“ hemos agotado nuestra asignación anual y empezamos a vivir del capital. Como herederos irresponsables, estamos consumiendo no solo el rendimiento, sino también el capital heredado. No he hecho una traducción de la expresión porque no hay una buena, pero  podríamos decir que es el “día de excederse con la Tierra”, o el “día en el que nos pasamos de la raya con la Tierra”. Una más neutra y técnica podría ser “día del desbordamiento”.

Partiendo de 1970, el primer Earth Overshoot Day fue el 24 de diciembre de 1971. En 1976 ya fue el 19 de Noviembre, con lo que en 6 años perdimos 40 días. En 1987 fue el 25 de Octubre, en 2001 el 26 de Septiembre, en 2005 el 29 de Agosto. Este año hemos acabado con nuestra “renta ecológica” 20 semanas antes de fin de año.

Las emisiones de carbono son uno de los mayores contribuyentes al desbordamiento, pero no el único. A pesar de la crítica situación, es posible cambiar las cosas con la actual tecnología, y convirtiendo esta necesidad en un enorme motor económico. El único combustible que necesitamos para ese motor es la voluntad, de los gobiernos y de los ciudadanos.

Cada vez son más los países que se embarcan en serios programas de promoción de las energías renovables, un componente esencial de un futuro más sostenible: Costa Rica, Portugal, Alemania, Gran Bretaña… El tema h saltado incluso al debate electoral en EEUU, donde la candidata Clinton quiere lanzar un programa de promoción de las renovables que sea un motor de actividad económica y empleo. China plantea un enfoque no sólo innovador, sino muy responsable: un plan para reducir el consumo de carne de sus ciudadanos en un 50%, lo que supondría reducir las emisiones de CO2 en aproximadamente un millón de toneladas con el horizonte de 2030.

Reducir la huella de carbono, o en general la huella ecológica, no es sólo cosa de los gobiernos nacionales. El acuerdo de París pone en su sitio a todos: es una responsabilidad ciudadana, de las empresas y del sector público, y todas las administraciones están involucradas. Y esto afecta, en un país como el nuestro, fuertemente descentralizado, a los niveles regional y local muy especialmente. Una buena práctica como la que contamos en otra entrada es un excelente ejemplo de acción climática y de promoción de una economía más sostenible. En TERRENO CONOCIDO te proveemos de los análisis y las herramientas de planificación y gestión que puedas necesitar para organizar una iniciativa climática local, ya desde la iniciativa pública, ya desde la privada, y promoviendo mecanismos de cooperación. Es el momento de tomar medidas y acciones audaces para que las metas de París sean una realidad alcanzable.

Anuncios

La aspiración europea de sostenibilidad e integración en el medio urbano (1)

???????????????????????????????

Las zonas urbanas cumplen diversas funciones. Proporcionan vivienda, empleo, bienes y servicios, actividades culturales e interacción social. Dentro de las zonas urbanas estas funciones se pueden diferenciar dos tipos de elementos, los estáticos y los dinámicos. De la primera clase son los edificios, las infraestructuras, los espacios verdes y los terrenos baldíos o abandonados. De la segunda son los transportes, el agua, el aire, la energía y los residuos. (más…)

Territorio y paisaje

El territorio es una realidad dinámica, un sistema complejo. No es sólo una realidad física (eso que genéricamente conocemos como medio ambiente), es también, casi diríamos que principalmente, una realidad humana: es la sociedad que lo habita y le da forma, las relaciones económicas que lo aprovechan y establecen las condiciones de su transformación. No es casual haberlo definido como un sistema complejo, en el sentido que a este concepto le da la Teoría de Sistemas. El territorio se compone de elementos interrelacionados de forma no causal y no lineal, con vínculos que generan retroalimentaciones y efectos acumulativos. (más…)