Estrategia

La escala local y el cambio climático

Se acerca la COP de París, la vigésimo primera Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2015 (COP21/CMP11), también llamada «París 2015». Se celebrará del 30 de noviembre al 11 de diciembre, y debería desembocar en un nuevo acuerdo internacional sobre el clima aplicable a todos los países, con el objetivo de mantener el calentamiento global por debajo de los 2ºC.

cop21

Dicho de otra forma, la Conferencia da por hecho que hemos fracasado en mantener el clima en parámetros aceptables y nos ponemos como horizonte no superar un incremento medio de 2ºC, que es la frontera entre lo que podemos prever y lo que no. Es posible que esta forma de expresarlo sea más cruda, pero lo cierto es que se hace cada vez más evidente la necesidad de acciones inmediatas en el contexto de estrategias de mitigación y adaptación al Cambio Climático realmente eficaces, que dejen a un lado ensoñaciones de todo tipo.

Hay que ser así de tajantes porque desde que se firmó el protocolo de Kioto allá por 1997 estamos “dejando para más adelante” las decisiones difíciles y los cambios, y el tiempo pasa. Entonces hablábamos de un futuro lejano, y se proponían cambios graduales. Hoy el futuro ya no es lejano, y los cambios van a tener que ser duros y rápidos, y para unos cuantos puede que dolorosos.

Puestos ya al trabajo… ¿Han de ser estas estrategias sólo nacionales? ¿son cosa sólo de los gobiernos o las estructuras internacionales? Si consideramos el fuerte impacto que tienen ciertas decisiones locales y regionales, es evidente que no. Las escalas locales son además relevantes para algunos cambios culturales que han de producirse, porque el cambio climático es una consecuencia de un modelo socioeconómico del que todos somos en parte responsables y beneficiarios. Afrontar el desafío nos exige un cierto cambio personal. Por otra parte, algunas (muchas) cosas deben ser reguladas a escala nacional o internacional. Sin embargo, hay decisiones que permanecen en las escalas local y regional.

La estructura de nuestras ciudades y pueblos, el modelo de movilidad que se efectué en ellos, cómo se organiza la actividad comercial, cómo se construyen las viviendas, cómo se gestionan los residuos, como se organiza el ciclo del agua… son algunas cuestiones, entre muchas otras, con repercusiones en la emisión de CO2. Y en esos terrenos las administraciones locales y regionales tienen mucho que decir.

Las estrategias territoriales implementadas desde una administración regional pueden favorecer la concentración y redensificación urbana, la prestación de servicios a las zonas rurales, el fortalecimiento del transporte colectivo… acciones que repercuten en menores emisiones. Desde una administración local, incluso la más pequeña, plantear una estrategia de desarrollo local que contemple la sostenibilidad de la actividad económica es un primer paso para apoyar actividades económicas ambientalmente responsables. Podríamos seguir con el planeamiento municipal, las ordenanzas de residuos o suministros,… Empezando por esa estrategia, en Terreno Conocido trabajamos en concebir, diseñar y poner en marcha estrategias que mejoren las economías locales y contribuyan a mitigar y adaptarnos al cambio climático.

Todos los esfuerzos son necesarios para la mitigación y la adaptación. Hay que adaptarse , porque de hecho ya hemos asumido un cambio climático que supone un incremento de dos grados más sobre las temperaturas planetarias medias. Y el esfuerzo de mitigación es imprescindible para que esa cifra no siga subiendo.

Anuncios

Definición de documentos de estrategia territorial

??????????????????????

En Terreno Conocido hemos desarrollado documentos de estrategia territorial. A lo largo de nuestra vida profesional nos hemos visto ante diversos retos planteados por los diferentes espacios en los que teníamos que intervenir. No obstante, los propios territorios, que generan los problemas, también proporcionan las soluciones.

(más…)