medio rural

De la turistificación, o cuando el turismo deja de ser maravilloso

La turistificación ha sido el tema social del verano, tal vez del año. Las acciones “antiturismo” de algunas personas, que en Barcelona han llegado a superar ciertos umbrales  debido a la situación creada por otras cuestiones, son una expresión del hartazgo ciudadano ante la evidencia de que se han rebasado ciertos límites y no parece haber respuestas positivas desde el sector público encaminadas a su control… o al menos desde el gobierno.

La turistificación es un proceso similar, aunque no idéntico, a la gentrificación, otra palabra que también ha tenido difusión recientemente. En ambos casos, se trata de procesos en los que un área de la ciudad se transforma desde unos ciertos usos a otros, lo que termina transformando al propio vecindario. Para el caso que nos ocupa, las áreas urbanas que poseen atractivo turístico son espacios interesantes para la localización de ciertas actividades económicas. Si ese proceso entra en una espiral de crecimiento sin control, que es lo que está sucediendo en algunas áreas, la actividad turística empieza a “devorar” el espacio urbano, y aunque esto parece evidente, creo que merece la pena dedicar unas palabras a su explicación.

Las actividades económicas dirigidas al turismo implican ofrecer bienes y servicios a personas que van a estar recorriendo el territorio durante un espacio de tiempo limitado; así pues, incluyen desplazamientos, alojamientos, manutención, comunicaciones, ocio, compras… En una fase inicial supondrán un incremento en la demanda de las empresas locales, razón por la cual el turismo es un gran activador de las economías locales pequeñas, y por eso está en el manual de las políticas locales de cualquier opción política. En una segunda fase, si la demanda sigue creciendo, el desarrollo del turismo supondrá la apertura de nuevos negocios, dirigidos ya en exclusiva a los visitantes, y a demandar empleo especializado, con lo que el sector empezará a tener vida propia.

Si la demanda continua creciendo a lo largo del tiempo entramos en una tercera fase, en el que las actividades turísticas especializadas empezaran a desplazar a las no turísticas, dado que los turistas pueden soportar precios más altos que los residentes. Así, los precios de los alquileres suben y los comerciantes habituales no pueden asumirlos, de forma que empiezan a configurarse espacios claramente identificables como “turísticos”. En el mercado de trabajo se dejará sentir la estacionalidad: cuando vienen los turistas crece el empleo, y cuando se van los empleos desaparecen. Esto puede tener indeseables consecuencias sobre el sistema educativo, por ejemplo, fomentando un abandono temprano de los estudios.

Si el proceso no se para, los establecimientos dirigidos solo a residentes desaparecerán como consecuencia de la presión ya descrita, las tensiones sobre el mercado de trabajo y la presión se trasladará a los residentes. Se alterarán los mecanismos de formación de precios en todos los mercados, y en especial en el inmobiliario. En él se acentuarán las salidas de residentes, que no se verán compensadas, lo que tiene consecuencias en el mercado de trabajo y, a la larga, en todo el sistema productivo. A esto ahora se añade la explosión de los pisos turísticos gestionados por plataformas on line.

Y hasta aquí ninguna novedad, nada que no hayamos visto en multitud de lugares en España desde hace ya tiempo, porque podríamos hablar de la imposibilidad de conseguir una vivienda para residir en Ibiza, por ejemplo, que se traduce en problemas para ocupar puestos temporales en la isla (médicos, jueces, maestros,…), y que a la larga terminará afectando a la población local. Tampoco es nuevo este fenómeno en las grandes ciudades, porque lleva siendo un problema desde hace bastante en zonas de Madrid o Barcelona. Lo relevante, la novedad, está en que, ante la dejadez de la Administración, los vecinos han empezado a reaccionar.

Desde una cierta visión podría entenderse que no hay por qué hacer nada (la vieja idea de que el mercado se regulará), pero esto nos conduce a dejar barrios enteros de la ciudad sobreespecializados, sin residentes (o sea, sin vida) y vulnerables a un cambio de modas o al agotamiento, algo nada deseable precisamente en nuestros centros históricos. Y lo triste es que esto ya ha sucedido en bastantes lugares; no hay que recurrir a la especulación, sino a la observación, para rechazar este argumento: muchas zonas rurales y espacios costeros son ya meros escenarios sin vida.

El turismo ha sido una gran fuente de riqueza en España, y no sólo económica. Para que lo siga siendo vamos a tener que reflexionar que actividad queremos tener, que implicaciones va a tener para los vecinos, y cómo se distribuyen los costes y los ingresos. Son cuestiones que afectan a todos los niveles de la administración (local, regional y estatal) y que supera el límite de una simple actividad económica: los ciudadanos han de participar. La ausencia de voz de la ciudadanía es la que ha conducido a reacciones violentas que hay que condenar, y si de verdad se quiere que acaben no quedará más remedio que crear instrumentos de participación.

Anuncios

Un medio rural vivo

DSC_0236La población rural en España mantiene una tendencia crónica de reducción. No es un fenómeno nuevo, ni es exclusivo de este país, pero ya hemos superado las fronteras de lo preocupante, al igual que con otros problemas ambientales. ¿Por qué las zonas rurales se siguen despoblando? (más…)